Advertisement
Advertisement

Reglas para armar tu carta de drinks

Por Luis C. Iriarte Fundador de Bar Systems, mixólogo independiente y mixology curator de Jack Daniel’s

La carta de bebidas de un bar, restaurante o antro es muy importante, pues gracias a ella podemos hacerle saber a nuestros clientes las opciones que tenemos para que puedan seleccionar algo a su antojo y que enriquezca su experiencia. No es sólo una carta de precios, sino lo primero que identi ca al área de bebidas.

Hace algunos años, en México no solíamos preguntar por ella y los meseros no la ofrecían, ya que contábamos con pocas propuestas que nos diferenciaran de los demás. En la actualidad, la mayoría de los lugares cuenta con una pequeña carta donde podemos ver las sugerencias por parte del personal de la barra. Al armar una, tenemos que tomar en cuenta ciertos puntos clave que nos den un sello propio y aclaren qué productos manejamos.

1) Selección del producto: Siempre debemos considerar en nuestro portafolio una amplia selección de destilados, licores, cervezas, vinos y bebidas sin alcohol. Existen ciertos productos que ya son un must que la gente consume con regularidad y no podemos negar. Tenemos que hacer un balance entre lo más solicitado y lo que no es tan conocido para que nuestro invitado sepa que contamos con algunas propuestas nuevas.

2) Coctelería clásica: Esta selección es infaltable en un menú, pues es la base de la contemporánea. Debemos tener el conocimiento y el servicio de las bebidas con mayor trayectoria para nuestros consumidores. De cinco a diez son más que su cientes, aunque es importante saber preparar cualquier clásico que nos pudieran ordenar.

Te podría interesar: Tips para entender la etiqueta de un vino

 3) Coctelería de la casa: Ésta nos va a dar identidad entre los demás bares, es nuestra propuesta hecha en casa. Hay que procurar no saturar la carta para no hacerla confusa. Lo más funcional es tener unos ocho o diez cocteles con alcohol y dos o tres sin alcohol, ya que la coctelería no es únicamente para los que lo beben o no gustan de él por el momento. De esta forma, logramos una carta completa y con propuesta que podemos rotar y renovar cada tres meses.

 4) Sugerencias: Dentro del menú de bebidas, también podemos tener muchas recomendaciones, por ejemplo: el coctél, el destilado, la cerveza o el vino de la semana o del mes. Así podemos innovar cada temporada y dar a conocer muchas opciones disponibles que posiblemente no sean tan conocidas

 5)  Diseño: Nos habla de la identidad del área de bebidas y siempre será un buen detalle que complemente una carta. Dentro de él entra lo que queremos comunicar. Si la explicación es breve, clara y relajada será mas fácil y divertida para los clientes

Lo más importante es siempre ofrecer un producto de calidad y una buena experiencia para los clientes.