Advertisement
Advertisement

Historia del dulce artesanal mexicano

 

Golosas confituras que ya eran mencionadas desde la época prehispánica, algunas de ellas siguen casi iguales y se pueden encontrar en los mercados de nuestro país. La técnica para confitar las frutas se realizaba, con miel de maguey, tuna y maíz; ya que entonces no existía la caña de azúcar; hasta la llegada de los españoles. El cultivo de caña de azúcar, represento gran aporte a nuestra cultura gastronómica, pues consigo trajo productos como: nuez, manzana, avellana y canela.

Por Fernanda Hernández @ferhernandez_v

 

Dulces que cuentan historias, influencias árabes y españolas que llegaron con la conquista. Los dulces de convento que se fusionaron con la tradición de nuestros antepasados diversificaron la variedad dulce que ahora conocemos. A pesar del surgimiento de empresas de confitería extranjeras que han crecido en nuestro país, las golosinas mexicanas siguen vigentes.

Te podría interesar: 5 lugares para comer postres
dulce mexicano

Aquí te mostramos una lista de dulces que puedes encontrar en los diferentes estados de nuestro país y algunos muy típicos que están en casi todos los mercados.

  • Monterrey, viejitos de piloncillo.
  • Coahuila, dulces de higo y nuez.
  • Colima, alfajores.
  • Veracruz, cocadas y dulces de pepita.
  • Guanajuato, en Celaya cajeta y glorias.
  • Guerrero, pulpa de tamarindo, tamarindo con chile.
  • Morelia, mostachones.
  • Puebla, camotes y dulces de leche.
  • Hidalgo, miel de pirú y dulce de maguey piña, camote, y calabaza.
  • En CDMX encontramos en los mercados dulces típicos como: calabaza en tacha, frutas confitadas, camote, nopal, higo, naranja, limón con coco, entre otros.

También es posible deleitarnos con las palanquetas de cacahuate, obleas, pepitorias, dulces de leche, mostachones, borrachitos, merengues, manzanas caramelizadas, cocadas, barritas de coco, frutas enchiladas, bolitas de piñón con dulce de leche. Las alegrías son uno de los dulces más importantes de esta lista, los vemos en todos los mercados y calles de la cuidad, esa mezcla de piloncillo con amaranto, que conforman un desayuno muy nutritivo o una golosina de medio día. Tradición dulcera que se extiende por toda la República, técnicas, texturas y variantes que saciarán el gusto de cualquier comensal.