Advertisement

¿Cuál es el papel de la mujer en la industria cervecera?

Podría pensarse, en la primera impresión, que este puesto podría ser ocupado de manera más “completa” o más “representativa” o más “contundente” por una figura masculina. Esto dista mucho de ser real.

Por Maribel Quiroga (@maribelquirogaf)

No es mi intención dar en este artículo una cátedra de la equidad de género o de la importancia de que las mujeres ocupemos cada vez más puestos estratégicos en las empresas y posiciones de influencia o decisión en el ámbito político. Lo que pretendo es transmitir cómo es que aquello que nos caracteriza, o nos define, como mujeres es justamente lo que nos hace competitivas y únicas. Van algunos aspectos que justamente por ser mujer me han impulsado en mi carrera profesional y específicamente en mi papel al frente de Cerveceros de México:

Empatía: Es la capacidad que tenemos de ponernos en el lugar del otro; de saber lo que la persona con la que estamos hablando, negociando o intercambiando argumentos necesita y quiere. En el caso de las mujeres, por naturaleza, tenemos la capacidad de ser empáticas muy desarrollada y esto, sin duda, es una ventaja competitiva.

Multitasking: Sí, definitivamente podemos hacer muchas cosas al mismo tiempo y las hacemos. El reto está en hacerlas todas bien.

Priorizar: Sabemos distinguir perfectamente qué es lo importante de lo secundario. Qué requiere atención inmediata y qué puede procrastinarse.

Optimización: Aprovechamos el tiempo y los recursos disponibles. No perdemos energía ni esfuerzo en “demostrar” lo que somos o hacemos porque simple y llanamente no tenemos tiempo.

Energía: Somos imparables. Parecería que en las mañanas nos dieran cuerda que nos alcanza para horas y horas de actividad. Ya sea en el trabajo, con la familia, o en la vida social, se cree que nuestras acciones no tienen límite.

Sin embargo, hay varios riesgos que, específicamente por ser mujeres, pueden representar un obstáculo en nuestro desarrollo integral como seres humanos:

 “El que mucho abarca poco aprieta”, dice esta famosa y real frase. Es imposible hacerlo todo, cubrirlo todo y poner atención en todos los detalles. Tenemos que aprender a decir NO y a delegar.

Vivimos cansadas. Las encuestas recientes concluyen que las mujeres alrededor del mundo y en distintos países experimentan cansancio y fatiga.

Somos nuestra última prioridad. Siempre el trabajo, los hijos, los amigos, la familia están antes que nosotras. Es necesario romper este esquema nocivo. Necesitamos tiempo para leer, hacer ejercicio, estar solas, reflexionar. Sin ello, el equilibro es meramente inexistente.

En Cerveceros de México tenemos actividades como la promoción de la cultura cervecera a través de maridajes, festivales, catas e iniciativas como la Cerveza Dual (la primera colaborativa creada entre dos países: México y Alemania); el fomento del consumo responsable, que en nuestro caso se enfoca en evitar que los menores de edad tomen alcohol; y el apoyo para comprender que beberla moderadamente está dentro de un estilo de vida saludable.

Ser la Directora General de Cerveceros de México ha sido una gran experiencia como mujer y como persona. Utilizar las habilidades y las herramientas que he aprendido a lo largo de los años en mi carrera profesional ha sido fundamental. Sin embargo, debo decir también, que siempre he escuchado y seguiré escuchando esa intuición que me ha dado la naturaleza por ser mujer.

Esa intuición se siente muchas veces en el estómago, otras veces en el pecho, a veces en la sien, pero siempre está ahí. Hay que desarrollar nuestra capacidad de serlo. Mediante el ejercicio diario de escuchar lo que sentimos y percibimos, nos volveremos más perspicaces y, por lo tanto, más asertivas.

Que la asertividad sea el eje rector de nuestras vidas y nuestras decisiones. Y que aquellos días en los cuales queramos compartir nuestras alegrías y nuestros éxitos, nuestro dolor y nuestra frustración lo hagamos en compañía de nuestros amigos y familia y también, ¿por qué no?, de una gran cerveza.