Advertisement
Advertisement

Chocolate y cerveza. Una pareja consolidada

Durante años el uso de los champagnes y el chocolate han estado vinculados; de hecho, se han realizado maridajes con todas la bebidas carbonatadas. Fue recientemente con el auge de las cervezas artesanales que los sabores de lúpulos y levaduras comenzaron a cambiar y el maridaje con el chocolate comenzó a ser único.               

Por José Ramón Castillo de QueBo!

Al término de una comida, llega para mí el mejor momento: el postre y más si este es chocolate. Obligadamente, viene la pregunta de qué cerveza deberemos escoger. Así que les daré una pequeña guía de cómo escoger la cerveza para maridar este gran cierre.

Cervezas especiales para el chocolate

No todas las cervezas son buenas para maridar con chocolate, pero les recomiendo comenzar con las negras por su sabor robusto y redondo. Para pasteles de chocolate tradicionales como selvas negras, brownies o el típico pastel de capas, les recomiendo una Stout.

Para postres con temperatura como el volcán o couland de chocolate no les recomiendo la Stout ya que podremos tener sensaciones pastosas en boca, así que una Barley Wine que ha tenido poca carbonatación sería lo más idóneo para este postre. Esta cerveza se bebe a sorbos lentos para apreciar el sabor de su carácter cálido, afrutado y envejecido. Por lo genereal, este tipo de vino de cebada se toman para celebrar acontecimientos importantes. Por otro lado, debido a su alta graduación, se añejan durante más de 25 años.

Para postres con chocolate con cantidades altas en crema como los mousses o cremosos, les recomiendo las Eisbock, porque son estilos de cerveza más dulces y con mucha concentración, aún les queda carbónico pero está muy debilitado.

Vamos con postres elaborados con chocolate y frutas. La mezcla entre sabores amargos, ácidos y torrefactos se llevan bien con IPA (India Pale Ale) con lúpulos frescos en nariz y que no sea tan amarga en boca. Los maridajes resultan armónicos sin caer en el protagonismo de un sabor amargo encacaotado.

Ahora que si prefieren lo frutal, la Triple Belga se llevará muy bien para no perder las notas de frutos rojos o frutas tropicales. Y bien, para cerrar con broche de oro, para aquellos que son puristas y les gusta maridar el chocolate en su estado más puro –o sea en barra y en porcentajes de cacao altos–, les recomiendo una buena Porter de sabor potente a Malta amargo, a lúpulo y de graduación alta. Esto la hace perfecta para disfrutar coberturas de chocolate.

Espero que haya sido de ayuda y para la próxima ocasión que vayan a pedir un postre con chocolate, siempre recuerden que hay una cerveza que podrá acompañar perfectamente con el cierre de su experiencia.