Advertisement
Advertisement

Christian Bravo, tradición y entrega

Este domingo terminó la participación de Chrstian Bravo en Top Chef México; a lo largo de los 7 capítulos en los que lo vimos, nos encontramos con un profesional totalmente entregado y sobre todo, con un gran ser humano, amante de las cemitas poblanas y el pozole blanco con cabeza de cerdo.

Por Ingrid Cubas @ingrid_cb

"La invitación para entrar a Top Chef la recibí por correo" nos cuenta, con los antecedentes de la emisión en Estados Unidos y los objetivos que tenía el proyecto, hizo la decisión correcta para compartir con los televidentes una parte distinta a la que se ve cuando se asiste al restaurante donde hace gala de su talento: Hotel Casa Lecanda.

Christian no cambiaría ningún momento de su paso por el reality show de gastronomía que Canal Sony transmite cada domingo a las 8:30 de la noche. A su parecer, el ofrecimiento para concursar llegó en el momento y la hora adecuados y sobre su desempeño, confiesa estar satisfecho y feliz.

"Estoy feliz en este momento de mi carrera, disfruté mucho el haber participado y sé que es necesario reinventarse de vez en cuando, sin olvidar que todo te deja un aprendizaje"

Contrario a lo que podría pensarse, Christian afirma que ganar alguno de los retos de Top Chef México no depende del compañero que tengas, sino de la competencia que creas contigo mismo para superarte y demostrar tus capacidades.

Cuando terminó la preparatoria, uno de sus maestros les compartió una frase que aplica en su modo de vida:

Para poder dedicarte a algo, tiene que ser algo que te guste y que ames. El 90% del éxito se debe al hecho de estar feliz haciendo lo que te apasiona.

...desde entonces, aplica esta filosofía a todo proyecto en el que se involucra. El haber convivido con grandes personalidades de la cocina como lo es Ferran Adriá, hizo que Christian apreciara la chispa de humanidad que se mantiene hasta en nuestros ídolos, esa experiencia le demostró el valor de ser normal en la vida.

Fotografía de Caterwood Travels Fotografía de Caterwood Travels

Cuando ha creado menús para primeros mandatarios como Nicolás Sarkozy, siempre piensa en el gusto personal de quien probará su comida. En un inicio, sólo estaba contemplado para ofrecer el primer tiempo para el entonces presidente de Francia, pero su toque magnífico hizo que el servicio completo corriera por su cuenta. Lo mismo ocurrió durante el encuentro Bush - Calderón, tomó en cuenta las restricciones alimenticias de cada uno y diseñó un menú con personalidad usando ingredientes de la región que reflejaran su cultura, la del estado de Yucatán.

Al momento de elegir ingredientes, Christian se basa en sus pruebas, hace enlaces para que todo combine y genera sabores que conforme se avanza en el platillo, van desarrollándose. He ahí la importancia de seleccionar ingredientes frescos sin dejar de lado su agrado por los pescados y mariscos, tan presentes en su cocina desde su inicio.

En mis platillos siempre busco ofrecer buenos sabores, que tengan una presentación agradable y sobre todo, calidad.

Christian también ha desarrollado su propia empresa de catering: "Christian Bravo". En esa rama el ambiente es totalmente distinto, el estar en un restaurante te exige muchas horas de presencia independientemente del número de comensales que estén presentes; mientras que un servicio de catering tienes más posibilidad de controlar tus tiempos.

Christian seguirá compartiendo sus conocimientos mediante asesorías sobre distintos aspectos culinarios. Tiene la mente puesta en abrir un restaurante en Yucatán que mezcle la tradición francesa y yucateca, así como otro de mariscos. Actualmente está dirigiendo la remodelación del restaurante de sus padres en Puebla, donde pronto podremos probar muchos de sus deliciosos platillos.