Advertisement
Advertisement

Caprichos de navidad: Los postres más dulces del invierno

La temporada navideña es el pretexto perfecto para disfrutar los mejores postres y también para crear recetas que vayan con la época. Ahora son los más pequeños del hogar quienes te sorprenden con deliciosas y fáciles creaciones.

Le propusimos a varios niños poner manos a la obra y preparar postres muy ad hoc con la Navidad, así que prepárate para disfrutar sin culpas ni cuidados especiales y sorprender a todos tus invitados en casa.

CHOCOLATE CALIENTITO

La Navidad trascendió las barreras de las creencias y se convirtió en una fiesta universal. La celebración es de origen pagano y conmemora el solsticio de invierno, pero a partir del siglo III d.C. la iglesia Católica agregó el nacimiento de Jesús en Belén.

Así que para rememorar esa fecha, preparamos una suculenta leche con chocolate caliente y además le agregamos pequeños malvaviscos ¿Se te antoja?

6 porciones

Ingredientes:
1 taza de agua
1 raja de canela
1 cucharada de vainilla
2 barras de chocolate
5 tazas de leche evaporada o semidescremada
1 cucharada de fécula de maíz
Malvaviscos pequeños al gusto

Procedimiento:
Poner en fuego alto una taza con agua, canela, vainilla y chocolate hasta que hierva.
Mezclar la leche con la fécula y agregar la preparación anterior mientras hierven los otros ingredientes.
Servir en tazas y agregar los malvaviscos.

Cuando la taza de chocolate caliente llegó a Europa, la bebida perdió los componentes picantes que se conocían en Mesoamérica en el siglo XVI. En el Viejo Continente, se le agregó azúcar u comenzó a tomarse espumoso y caliente, con agua, leche o crema de leche, según el país en el que se preparaba.

NGH_8021

GALLETAS CON FORMAS NAVIDEÑAS

La tradición de decorar el árbol de Navidad viene de los pueblos germánicos. Formaba parte de los rituales paganos para Frey, el dios sol. Se adornaba un árbol perenne, que tenía el nombre de Divino Idrasil (árbol del universo); en su copa se hallaba el cielo, Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio de Odín). En sus raíces profundas se encontraba en Helheim (reino de los muertos). Cuando se evangelizó el centro y el norte de Europa, los primeros cristianos tomaron la idea del árbol para celebrar el nacimiento de Jesús.
Navidad y galletas pueden parecer sinónimos, porque las mesas se empolvaban de harina para crear este clásico postre con forma de arbolito de Navidad, estrella y muñeco de jengibre

60 piezas

Ingredientes:
1 ½ tazas de azúcar glass
1 taza de mantequilla
1 huevo
1 cucharada de extracto de vainilla
½ cucharada de extracto de almendra
2 ½ tazas de harina blanca de trigo
1 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 cucharada de polvo para hornear
Glass de colores para decorar
Moldes con la forma de arbolito de Navidad, estrella, nochebuena y muñeco de jengibre.

Procedimiento:
Mezclar el azúcar glass, la mantequilla, el huevo y los extractos de vainilla y el de almendra. Incorporar la harina, el bicarbonato y el polvo para hornear. Tapar y refrigerar por dos horas. Precalentar el horno a 190°C.
Dividir la masa en dos partes y extenderlas con un rodillo sobre una superficie plana y enharinada. La masa debe tener un grosor aproximado de medio centímetro. Cortar las galletas con los moldes.
Acomodar las galletas en una charola forrada con papel encerado y hornear de siete a ocho minutos.
Decorar con glass de colores.

En sus inicios, las galletas eran obleas duras y planas. Todas las culturas de la Antigüedad (persa, asiria, egipcia, judía, griega, romana y otras orientales) llevaban consigo ese alimento para enfrentar largas caminatas y combates.

NGH_0043

FLAN NAPOLITANO

8 porciones

Ingredientes:
50 g de azúcar morena
1 lata de leche condensada
1 lata de leche evaporada
4 huevos
1 cucharadita de vainilla
¼ de queso doble crema
1 taza de cerezas y duraznos en almíbar.

Procedimiento:
Poner el azúcar a fuego lento y moverlo constantemente hasta que se convierta en caramelo. Vaciar en un molde.
Licuar el resto de los ingredientes (excepto las frutas) y verter la mezcla en el molde. Cubrir con papel aluminio. Poner en baño maría de 45 a 60 minutos, dejar enfriar, voltear y decorar con las cerezas y duraznos en almíbar.

NGH_7971

Encuentra más recetas dulces en nuestra edición impresa de diciembre, para compartir en familia mientras dura el invierno y cuando se te antoje consentir a los tuyos.

Por José Luis Amador, Fotografías de Nancy Granados @nanmorada
@joseluisamador