Advertisement
Advertisement

8vo Festival de pescados y mariscos

En conferencia para medios el Secretario Ernesto Rodríguez Escalona nos comenta que Acapulco es la sede de eventos gastronómicos que marcan tendencia entre periodistas, artistas, políticos y público en general. Un lugar que por mucho tiempo fue el corazón del turismo nacional y extranjero de nuestro país. Y que ahora junto con el gobierno y el medio restaurantero forma alianzas para mostrar la versatilidad de los productos locales, la frescura y calidad, representada en su más pura expresión a través de las manos de cocineros apasionados que siguen impulsando la cocina de nuestro país como Patrimonio Cultural.

Festejos para promover el turismo a través de la gastronomía.

Por: Fernanda Hernández @ferhernandez_v

 

Para su octava edición el Festival de Pescados y Mariscos conjunta lo mejor de la gastronomía con un escenario natural que es considerado de los más bellos y renombrados del país. La organización y sede corre a cargo de hotel ElCano, un lugar que mantiene su “Estilo Acapulco” arquitectura de muros altos con tonos azules y blancos, terrazas con vista al mar y muebles clásicos. Construido por el arquitecto Imanol Ordorica y remodelado por el arquitecto Ramiro Alatorre, es uno de los baluartes de toda la zona hotelera.

El Chef Jorge Pereiro lleva más de 22 años al mando de las cocinas del hotel y año con año recibe a los mejores chefs del país para este festival.

Con la calidez de la puesta del sol se iniciaron los festejos, un coctel de bienvenida a lado de la alberca inundaba las mesas de los comensales con coctelería clásica. Al calor de las brasas comenzaron a salir las degustaciones a cargo de Sergio Camacho, Pau Verdura y el anfitrión Jorge Pereiro. Entre las especialidades lo que sobresalía era la barra de almejas preparadas de la manera más simple para mostrar la frescura del producto, ese sabor a mar que encandila el paladar.

El evento principal fue la comida de 9 tiempos que se realizó en el restaurante del hotel, un espacio abierto lleno de elegancia. Más de 300 invitados se dieron cita para degustar 3 versiones únicas de platillos con pescados y mariscos cortesía de Manjares del océano, una empresa 100% mexicana que lidera desde hace 35 años el mercado de distribución de productos del mar.

Las entradas.

Lo primero que llego a la mesa fue el ceviche de callo de hacha con palmito de Sergio Camacho, el ligero sabor a menta resaltaba la frescura del callo de hacha, que acompañaba perfectamente con la tostada de maíz azul. Después llego a la mesa una crema de almejas con azafrán de Pau Verdura, un chef español que ama la gastronomía mexicana y siempre resalta la versatilidad de ingredientes. De sabor delicado, la sopa estaba acompañada por un pequeño pan con ajo y mayonesa de chile. Debo recalcar la belleza y estética en los platos de Jorge. Para finalizar las entradas presentó, percebes de roca, erizos de mar y camarón salvaje con espuma de chile de agua servidos en el interior del erizo, sabores frescos y muy marinos que resaltaban en cada bocado con lo dulce del camarón y ese toque ligeramente picante del chile de agua. El maridaje, un vino Santa Digna Rose de Bodegas la Negrita.

Entre cada tiempo el servicio daba un espacio para no saturar a los comensales con los nueve platillos.

Los platos fuertes.

Sergio presento un huachinango adobado con timbal de esquites, el adobo me recordaba a los tacos al pastor, todo el plato tenía ese toque chilango de los clásicos que inundan nuestras calles. Pau presento una merluza con arroz negro y chipirones, el arroz estaba cocinado a la perfección. Para finalizar Jorge fue más arriesgado y presento un Pez espada encurtido con un majado de pistache, acompañado de un pulpo a las brasas. La cubierta de pistache equilibraba el sabor fuerte del pescado y la granada le daba un toque de dulzura a todo el platillo. El maridaje se realizó con un Carmenere de Santa Digna.

El final dulce, un trio de postres.

La propuesta de Jorge, cremoso de camote morado y amarillo, con ate de membrillo y palanqueta de cacahuate. Frutos rojos con mascarpone de Pau, aquí el sabor de la fruta y el vino se complementaban con la untuosidad del queso. Y panacota de aguacate de Sergio, la cual debo mencionar me sorprendió bastante, quería literalmente limpiar el pequeño vasito. Sin duda el mejor cierre para una comida en la que el objetivo era conocer la complejidad de la cocina de mar a través de diferentes propuestas gastronómicas.

 

FB. Hotel Elcano

IG. Tw. @hotelelcano

www.hotelelcano.com.mx

www.banqueteselcano.com