Advertisement
Advertisement

3 regiones para explorar a mordidas: Zacatecas

Aunque se conoce poco de este estado y de su comida, la gastronomía es amplia y deliciosa. Acompáñanos a dar un delicioso recorrido por esta ciudad.

 

Texto Roxana Zepeda @tastyToursMX Fotos Oficina de Turismo del Gobierno de Zacatecas

 

Gorditas y museos

Uno de los platillos tradicionales son las gorditas rellenas de guisados, las puedes encontrar en puestos de la calle o restaurantes del centro de Zacatecas.

Esta ciudad cuenta con muchos museos y galerías de arte de todo tipo, algunos de ellos están conformados por colecciones únicas de artistas que quisieron compartir parte de su patrimonio con los visitantes. Después de desayunar dedica tu mañana a recorrer estos recintos, como el de Arte abstracto Manuel Felguérez, el segundo museo en el mundo especializado en esta expresión, o visita el Museo Rafael Coronel, un antiguo convento franciscano de cantera rosa que alberga la colección de máscaras mexicanas más grande del mundo. También puedes ir al Museo Pedro Coronel, donde encontrarás desde cuadros de Goya, Dalí, Picasso y Miró, hasta un sarcófago egipcio original.

 

 

Entre minas y chamorros

La minería ha sido la principal actividad industrial de la Zacatecas, por lo que hay muchas abandonadas que puedes visitar, como la de San Bernabé (haz el recorrido en cuatrimoto por los alrededores); para entrar hay que ponerse unos cascos y lleva lámpara. Podrás explorar alrededor de 100 metros y encontrarte con algunas de las piedras que se extraían en ese lugar. Si prefieres algo menos intrépido visita la mina El Edén, que está en el centro de la ciudad y fue adaptada para hacer visitas guiadas a más de 300 metros de profundidad, ahí encontrarás un museo de rocas y minerales que no te puedes perder.

Para el hambre después del recorrido dirígete al restaurante “Los Jorges”, donde la especialidad son los chamorros adobados servidos con nopales. Las porciones son generosas -con un plato comen dos personas-. Ahí podrás comprar mezcal artesanal añejado en barrica para llevar.

 

 

Caminata por el Centro: mezcales y dulces típicos

Para bajar el chamorro camina por las calles del centro; te encontrarás con monumentos, edificios coloniales y hermosas casas. No dejes de pasar a la Catedral y a la plaza que se encuentra al lado. Durante tu paseo también podrás encontrar una gran oferta de postres: dulces típicos de Zacatecas; ates de guayaba rellenos, algunos de cajeta con nuez, de coco o simplemente espolvoreados con azúcar. También hay charamuscas de colores, muy parecidas a las que hacen en Guanajuato, y mazapanes de sabores. Además, encontrarás tiendas donde venden queso fresco y mezcal artesanal.

 

 

Entre callejones y cantinas

Primero recobra tu energía en el restaurante “El Pueblito”, un sitio con más de 20 años de tradición, y prueba: las reliquias zacatecanas, platillo típico de la región dividido en cuatro; lleva sopa de fideos secos, arroz rojo, frijoles de olla y el tradicional asado de bodas: ¡una carne adobada en chiles secos que es una delicia!

Después sal a disfrutar los callejones zacatecanos. Este sitio se asemeja un poco a Guanajuato, con la diferencia de que aún no ha sido inundada por las olas de turistas y mantiene su estilo propio. Por las tardes hay callejoneadas con tambora que recorren las plazas del centro histórico. El acompañante estrella es un burro que carga una caja con un garrafón de mezcal para que rellenes tu jarrito en cuanto te lo termines.

Si te quedaste “entonado”, la ciudad de la cantera cuenta con muchas cantinas donde puedes seguir la fiesta; la más famosa es la “Las Quince letras”, hay que llegar temprano porque normalmente se llena. Tiene todos los elementos de una vieja cantina con un toque extravagante de diseño y objetos colgando en las paredes y el techo. Si quieres algo distinto puedes volver a “El Edén”, ahí se encuentra un bar, el único en el mundo que está dentro de una mina, donde puedes bailar y tomarte una copa a más de 300 metros bajo tierra.

 

Vino zacatecano

Al día siguiente, antes de irte, puedes pasar a conocer las vides de esta región. Todos conocemos a Baja California, Querétaro y Chihuahua por su producción en vinos, pero pocos ubican a Zacatecas en este aspecto. Para su sorpresa, muy cerca de la capital, se encuentran los viñedos Campo Real, donde se produce una bebida que ha ganado distintos premios en Europa, y ha sido reconocido como uno de los mejores. Se trata de Tierra Adentro; el viñedo está abierto a los visitantes y hacen recorridos  -algunos en bicicleta- para que conozcas el proceso de producción desde que se siembra la uva; dentro de la bodega se llevan a cabo experiencias de degustación, catas y maridajes con vino. También puedes visitar el único museo en el mundo dedicado a la barrica. Cada cierto tiempo la empresa renueva sus barricas y las que ya han dado todo de sí son intervenidas por artistas zacatecanos que plasman diferentes obras de arte alusivas al vino y las uvas.